sábado, 20 de enero de 2018

Buenas, hoy os comparto otra experiencia Vital.

La verdad, es que cuando elegimos este cole para acompañar a nuestro peke en su camino, no tuvimos dudas en cuanto a su aprendizaje y desarrollo. Para nosotros siempre ha sido más importante lo emocional que lo estrictamente académico. Desde fuera nos llegaban las voces de siempre. Ya se sabe, que si a un niño no le obligas, no aprende. 


Lo cierto es que en casa no nos preocupaba mucho si aprendía a leer con 5 años o con 7. Confiábamos en que en su momento, cuando estuviera preparado, lo haría. Y lo haría a su ritmo, a lo cual seguramente le ayudaría una motivación intrínseca. 


En eso andábamos cuando, días antes de las vacaciones de Navidad, nos sorprendió leyendo una frase de un libro. Con esfuerzo y emoción fue uniendo sonidos hasta formar cada una de las 3 palabras que componían la frase. Ha pasado un mes y a su ritmo y cuando le apetece sigue leyendo palabras y frases sueltas cada vez con más soltura, y con la misma emoción.


¿Que por qué os lo cuento? Por si ayuda a disipar alguna duda o temor que a veces nos puede llegar cuando el entorno social o familiar nos dice aquello de “La letra con sangre entra”

Gracias familias Vitales

Ana (mamá de infantil)

0 comentarios :

Publicar un comentario