24 de mayo de 2019

La semana pasada en Infantil tuvimos una reunión de familias con Esther y Erika. A pesar de que ir a una reunión del cole un martes por la tarde es siempre un esfuerzo para mí, sentí que ese esfuerzo fue recompensado con un GRAN regalo: volverme a afirmar que cuando cada día dejo a mi hijo en el colegio, él está en las MEJORES manos posibles. 

Por mi trayectoria profesional son bastantes las reuniones de familias a las que he asistido hasta ahora, pero os puedo asegurar que la reunión del martes fue diferente a todas las demás. 

Fue un verdadero PLACER ser testigo de cómo a veces se cruzan dos personas en el camino que juntas son capaces de crear un ambiente mágico (Y no lo digo por la música de fondo y las velas olorosas que había en la reunión, je, je...). Lo que sentí allí fue que estaba ante dos personas AUTÉNTICAS con una bonita complicidad que son capaces de mostrarse vulnerables; asumir responsabilidades; aceptar que no lo tienen todo bajo control; pedir ayuda; ser realistas de las dificultades al mismo tiempo que no pierden la esperanza de las posibilidades de mejora; conservar el sentido del humor... 

Qué fortalezas más VALIOSAS para acompañar a niños, ¿verdad? No sé si tienen miedo a mostrar su vulnerabilidad de esa forma pero lo que si sé es que si tienen miedo a hacer todo lo que hacen, al menos, no permiten que ese miedo les impida ser quienes son y responder de forma coherente y honesta a su responsabilidad como maestras. 

Erika y Esther, Esther y Erika, GRACIAS de nuevo por seguir siendo fieles a vuestra entrega, compromiso y profesionalidad a pesar de que este año no siempre las circunstancias sean fáciles. Siento un PROFUNDO agradecimiento por vuestro trabajo diario. Así da gusto ser parte de la familia Vital. 

Un abrazo muy FUERTE

María, madre de infantil


0 comentarios :

Publicar un comentario