lunes, 23 de enero de 2012


Las presiones psicológicas que inhiben la creatividad del niño tienen lugar en las primeras etapas de la vida.
 A la mayoría de los niños que van al preescolar, al jardín de infancia, e incluso al primer grado de la primaria, les encanta estar en la escuela.Sin embargo, cuando llegan a tercero o cuarto grado, a muchos ya no les gusta la escuela, y mucho menos tienen algún sentido del placer de la propia creatividad.

La investigación de la doctora Amabile ha identificado los principales asesino de la Creatividad:

- La vigilancia: Cuando el niño se halla bajo constante observación, el impulso creativo y las ganas de arriesgarse, resulta ahogado y se esconde.
- La evaluación: A los niños debe preocuparles en primer lugar si ellos mismos se sienten satisfechos con sus logros, en lugar de concentrarse en cómo los evaluarán o calificarán, o qué pensarán sus padres.
- Las recompensas: El uso excesivo de premios, estrellas doradas, dinero, juguetes.Utilizados en exceso, privara al niño del placer intrínseco de la actividad creativa.
- La competencia: Poner a los niños en situación desesperada de ganar o perder , en la que solo uno de ellos puede ocupar el primer puesto.Al niño debe permitírsele progresar a su propio ritmo.(Puede haber sin embargo una competencia que fomente el espíritu de equipo o grupo).
- El exceso de control: indicar a los niños exactamente como hacer las cosa: sus tareas escolares, sus trabajos e incluso sus juegos.Los padres y los maestros confundes esta manipulación con su deber de instruir.Esto provoca en los niños de que cualquier originalidad es un error, una perdida de tiempo.
-La restricción de las elecciones: decir a los niños que actividades deben practicar, en lugar de permitirles que se dejen llevar por su propia curiosidad y pasión.Es mejor dejar que el niño elija lo que le interesa, y apoyar esta inclinación.
-La presión: establecer expectativas exageradas para el desempeño del niño.Por ejemplo lo regímenes de entrenamiento tipo invernadero donde se enseña a los pequeños a memorizar alfabetos,etc ,antes de que los niños tengan realmente ningún interés en ellos.

Extraído del libro El espíritu Creativo.






0 comentarios :

Publicar un comentario