viernes, 11 de febrero de 2011

Próximamente tendremos la suerte y la oportunidad de disfrutar de un taller de ARTESOFIA en nuestro colegio, del que ya os informaremos cuando tengamos los detalles. Para ir abriendo boca os dejamos aquí un articulo de su revista virtual Arte y Sofia

"Influencia de la Música sobre la vida"
Existe un postulado básico de la Música y es la evidencia que tenemos de su capacidad de acción sobre los seres vivos. En la actualidad, ésta evidencia ha sido experimentada hasta el punto de tener aplicaciones directas en todo lugar donde hay congregación de vida y se pretende mejorar una situación. Todos sabemos que se consiguen mejores resultados aplicando música a un invernadero de plantas, a un establo de producción de leche o a un ambiente laboral.
En los humanos, la productividad se incrementa fácilmente, a la vez que se disminuye el cansancio, la agresividad y el stress.
En sus tiempos Platón y después Aristóteles, codificaron las virtudes de la música, la que consideraban como una higiene mental indispensable. El primero además consideraba que el verdadero sentido de la música es la educación.
Paracelso, el gran médico del Renacimiento, utilizaba la música para actuar sobre el organismo por intermedio del Alma.
El canto es propio del hombre y corresponde a la expresión de una necesidad desde la más tierna infancia.
El canto interior tarareado e improvisado, en particular, permite exteriorizar sentimientos a menudo reprimidos.
Los niños tararean o canturrean antes de hablar y a menudo lo hacen antes de dormirse, por instinto de seguridad. Como es sabido, los himnos militares disipan la ansiedad y restituyen el valor.
Además el canto airea los pulmones, estimula el cerebro y la hipófisis y produce inspiraciones más intensas. El propio sonido que generamos nos interpenetra y produce una sensación de bienestar. Esta es una buena forma de empezar el día y una de las razones por las que las personas cantan cuando se higienizan en la mañana.
Las personas que se ejercitan en el canto coral descubren, muy pronto, un sentimiento de integración social y una nueva forma de relacionarse con los demás.
El ser humano vibra como cuerpo sonoro que es; el timbre de la voz está en relación con esa resonancia y con la totalidad de un individuo (Espíritu-Alma), así como con su salud física y mental.
Casi todos los sonidos que producen la voz o los instrumentos musicales son combinaciones de vibraciones, aunque para cada sonido percibimos más intensamente una vibración dominante, que se denomina fundamental.
A causa de esta relación tan estrecha entre el hombre y la música, todo el crecimiento que el contacto con la música determina para las personas, se produce de modo natural. Da la sensación de estar concebida de tal forma, que tiene la capacidad de salir al encuentro de todas las necesidades que se le plantean al hombre en su desarrollo. Ninguna técnica es forzada, ninguna postura o movimiento son extraños, ningún paso requiere erudición o entrenamiento previo. Todos los pasos están basados en capacidades nuestras sencillas y naturales. Si queremos ir más lejos, pronto se nos hará claro que lo grande y lo sencillo van unidos.


0 comentarios :

Publicar un comentario